Presentación[1]

El Banco de Buenas Prácticas es un esfuerzo del Comité de Participación Social del Sistema Estatal Anticorrupción y el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del estado de Jalisco para visibilizar experiencias internacionales, nacionales y locales que han sido exitosas e innovadoras, la iniciativa es una herramienta que sintetiza evidencia sobre experiencias que puedan servir como guía para la formulación e implementación de nuevas acciones.

¿Qué es una buena práctica?

El Programa de Mejores Prácticas y Liderazgo Local de la ONU define las mejores prácticas como “contribuciones sobresalientes o iniciativas exitosas que asisten a mejorar la calidad de vida de las comunidades y a generar condiciones de sostenibilidad en las ciudades y regiones” (ONU, 2014). En el Comité de Fomento creemos que una buena práctica es una actuación o experiencia que se ha implementado con resultados positivos, que ha sido eficaz y útil en un contexto concreto, contribuyendo al afrontamiento, regulación, mejora y soluciones de situaciones específicas, por lo que se recomienda como modelo y merece ser compartida para que otras instituciones u organizaciones puedan adoptarla en su contexto.

Es importante mencionar que cada contexto posee sus propias características, por lo tanto, existen diversos factores que pueden influir sobre el desarrollo de las intervenciones, las buenas prácticas no son una lista que se debe cumplir al pie de la letra, sino una guía para el diseño e implementación de nuevas acciones, las cuales deben basarse en evidencia que demuestre su efectividad.

[1] Metodología tomada del Banco de Buenas Prácticas de Participación Ciudadana del IEPC Jalisco http://www.iepcjalisco.org.mx/participacion-ciudadana/banco-de-buenas-practicas/

Categorías

Las prácticas están clasificadas en dos categorías:

Mecanismos de Democracia Directa utilizados en posibles casos de corrupción

La activación de mecanismos de democracia directa (plebiscito, referéndum, consulta popular, iniciativa ciudadana, revocación de mandato y sus símiles) relacionados con casos de corrupción.

Participación no institucionalizada en control de la corrupción

Acciones de participación no institucionalizada (manifestaciones, OSC, Observatorios, campañas, etc.) para el control y prevención de la corrupción.

Objetivos específicos

❖    Promover enfoques innovadores de participación ciudadana para el control de la corrupción.

❖    Promover la activación de mecanismos de participación ciudadana para la prevención de la corrupción.

❖    Generar insumos para la mejora de políticas públicas que fomenten la participación para la prevención de la corrupción.

❖    Favorecer relaciones de colaboración con otras organizaciones e instituciones.

Metodología

Si una buena práctica es cualquier actuación o experiencia con resultados positivos y responde de forma innovadora y positiva, ya sea por razón de un nuevo ámbito de actuación o por una buena metodología, ¿cómo las seleccionamos?

Se realizará la búsqueda por parte del Comité y el IEPC Jalisco, encargados de la selección y valoración. El proceso consiste en la localización, el análisis y la valoración de acciones e ideas; es importante resaltar, que el proceso de selección es dinámico, transversal, transparente y con el rigor metodológico.

La metodología para seleccionar las prácticas se integra por cinco etapas: búsqueda, selección, sistematización, clasificación y presentación de las intervenciones.

Búsqueda

Se realiza una búsqueda sobre intervenciones, acciones o prácticas que potencialmente pudieran formar parte del Banco de Buenas Prácticas. La técnica de búsqueda básicamente se realiza en sitios oficiales de instituciones, organizaciones y páginas de gobiernos locales, estatales y nacionales.

Selección

Posteriormente, se realiza un análisis riguroso para seleccionarlas. Los criterios que tienen que cumplir son los siguientes:

●      La práctica deberá vincularse con el tema de mecanismos de democracia directa o acciones de participación no institucionalizada para la prevención de la corrupción.

●      Definir claramente el problema de corrupción que se pretende atender.

●      Resultados (impactos de la intervención).

Sistematización

La información se sistematiza mediante una base de datos que incluye las siguientes categorías: nombre del programa, tipo de intervención, organización o institución, año, país, descripción, resultados, página donde se puede consultar la información e información de contacto.

Clasificación

Las Buenas Prácticas se clasifican en dos tipos:

  1. Mecanismos de democracia directa
  2. Participación no institucionalizada

Presentación / Comunicación de resultados

Se elaboran fichas que integran la información de manera ordenada para una consulta más rápida y sencilla. Las fichas se encuentran clasificadas en la página web del Comité de Participación Social

Criterios que ayudarán a determinar si una práctica es una “buena práctica”, 

1. Efectiva y exitosa

Cuando una buena práctica ha demostrado ser relevante, es eficaz al lograr los objetivos específicos y ha tenido impacto positivo en comunidades o individuos.

2. Factibilidad

La visibilidad técnica es la base de una buena práctica. Es fácil de aprender e implementar.

3. Enfoque participativo 

Los enfoques participativos son esenciales ya que apoyan un sentido conjunto de propiedades de acciones y decisiones.

4. Replicable y adaptable  

Una buena práctica debe tener el potencial de reproducirse y por tanto, debe ser adaptable en diferentes situaciones.


Fichas de buenas prácticas

Plebiscito "Iluminemos Chihuahua"

Iniciativa 3 de 3

Tags:

Compartir: